domingo, 31 de octubre de 2010

Tobosos


El grupo indígena toboso fue una de tantas tribus ya desaparecidas de Aridoamérica, al norte de la actual República Mexicana. Eran nómadas, bandoleros, devoradores de ganado y antropófagos. Habitaban entre el norte de México y sur de Estados Unidos, al este del estado de Chihuahua y oeste de Coahuila, por el Bolsón de Mapimí, la cuenca endorreica localizada en el centro-norte de la Altiplanicie Mexicana.

La mayoría de las tribus de la época prehispánica que habitaron el norte de México tenían procedencia del otro lado de la actual frontera con Estados Unidos y, especialmente, los del norte del estado de Chihuahua, salvo alguna excepción, estaban identificados étnicamente con la llamada familia sonoerense-ópata-pima.

Entre esas tribus sobresalían los apaches, comanches, tarahumaras, tobosos, pimas, guarijíos, tepehuanes, ópatas, conchos, julimes, tapacolmes, tubaris, guazapares, chinipas y algunos más. De todos ellos, los que tenían fama de ser los más belicosos eran apaches, comanches, tarahumaras y tobosos, quienes se opusieron a los conquistadores españoles en defensa de la ocupación de sus territorios

El camino a Durango, hacia el sur de Santa Bárbara, era territorio de la frontera de los tarahumara con los otros grupos que habitaban lo que más adelante comenzó a llamarse como Bolsón de Mapimí, entre ellos los salineros y los tobosos. Estas tribus eran especialmente cazadores y recolectores, conejos, ratas, venados y búfalos eran sus piezas preferidas y, en cuanto a los frutos recolectados, nopal, maguey y mezquite especialmente. Su forma de vida semi-nómada los concentraba en pequeños grupos de unos cincuenta miembros. Cada banda era gobernada por un líder que se elegía normalmente entre los mejores guerreros, aunque también tomaban el cargo de forma hereditaria por vía paterna.

La agricultura que practicaban era pobre, a la vez que de escasa información y contradictoria para nosotros. Mientras unas fuentes mencionan la práctica de la agricultura maicera, otros los reducen a simples cazadores-recolectores. Lo que sí parece cierto es que nada tenía que ver su agricultura con la de otros grupos vecinos, como los tarahumaras o los tepehuanes, mucho más avanzada. Sus viviendas eran simples jacales y enramadas cubiertas con pieles de venado y zacate.

Al igual que en otras regiones del continente, la conquista, colonización y evangelización se dio con dos armas, con la espada y la cruz, con la violencia y la religión, y aunque en principio pareciera que ninguna de ellas es comparable a la otra, las dos fueron iguales de crueles y hasta me atrevería a decir que más daño supuso para las culturas indígenas la que empuñaban los misioneros, verdaderos artífices de la aniquilación de la cultura de los pueblos americanos.

No fue fácil, no encontraron una respuesta positiva a la iniciativa por parte de los conquistadores de arrebatarles sus territorios ancestrales a los nativos. Las rebeliones fueron las primeras respuestas por parte de los indios ante la ocupación de sus espacios físicos, sociales y culturales, y como expresión ante la falta de libertades y la inhumana explotación a la que eran sometidos en los Reales de Minas, contra los comerciantes y contra el afán de castigo y exterminio de los españoles.

En la región ocupada por los tobosos y en otras vecinas, las revueltas se dieron a lo largo de todo el siglo XVII y parte del XVIII, en las que estuvieron involucradas muchas etnias. Durante 1616 y 1619 fueron los tepehuanes los que se sublevaron. En 1632 fueron los guazaparis y Uarojíos. 12 años más tarde se produjo la llamada rebelión de las siete naciones. Le siguieron los conchos en 1645. Los cocoyomes, ocomes, gavilanes, cabezas y tobosos se levantan en armas entre 1652 y 1660. Entre 1680 y 1698 entran en escena los apaches con sus primeras incursiones. Janos, yumas y chinarras hacen lo propio en 1690. Los tobosos vuelven a revelarse en 1677. Y así continúan, de 1684 a 1690, en 1694, y de 1696 a 1698, produciéndose un alzamiento tras otro. En 1720 de nuevo vuelven a la violencia los tobosos, mientras los apaches mantenían sus incursiones en una amplia franja del estado, desde 1748 a 1896.

9 comentarios:

  1. uf gracias me ayudo de mucho :33 Hhehehehehehhee xD okey no -.- bye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo zzzeee pro si ayuda muxo para la secu para miii xk estioo enn primero de secu

      Eliminar
  2. a mi si me sirvio muchas gracias *_____*

    ResponderEliminar
  3. yo no entendi nadita de nada

    ResponderEliminar
  4. ENTONCES LOS ACTUALES RESIDENTES ORIGINARIOS DE MAPIMI, DURANGO DE CUALES TRIBUS NATIVAS SON DESCENDIENTES?

    ResponderEliminar