domingo, 16 de mayo de 2010

Pames


De las seis naciones componentes de los chichimecas, los pames, se podría decir que eran los más pacíficos, o mejor dicho los menos belicosos. Mucha culpa de esta diferencia entre los otros cinco pueblos chichimecas, caxcanes, tecuexes, guachichiles, guamares y zacatecos, la tenían sus vecinos del sur, los otomíes, algo más refinados en cuestiones sociales y religiosas, y por supuesto por su cercanía a la ciudad de México y Querétaro. De la palabra que los define, pame, o pami, Gonzalo de las Casas dijo al respecto que significa "no", en chichimeco jonaz, y que se les atribuyó dicho término porque lo decían con mucha frecuencia.

Para centrarnos en sus orígenes como pueblo habría que trasladarse al año 2.500 a. C., después del llamado mestizaje que sufrieron los chichimecas y culturas de Mesoamérica por parte de los toltecas, que fue cuando se dividió el grupo de los pames. Como bien decía Gonzalo de las Casas, su negativa a aceptar cualquier iniciativa procedente de los conquistadores es lo que le valió el nombre con el que se les conoce, ante el rechazo de la invasión de su territorio.

Como apuntaba anteriormente, los pames, tenían fama de ser los más pacíficos de todas las naciones chichimecas, desde que intervinieron en la Guerra Chichimeca. Pero en la década de 1750, aquella fama se evaporó cuando sus actividades se tornaron más hostiles, cuando comenzaron a secuestrar y asesinar españoles.

Los chichimecas son la última etnia sobreviviente de los seis que la componían, aún así, es un grupo muy pequeño y representan al 3% de la población indígena del estado de San Luis de Potosí, donde habítan. Antiguamente se asentaban en las localidades de Acámbaro, Orirapúndaro, Ucareo, Tulimán, San Pedro, Parrón, Sinquía, Sichú, Izmiquilpan y Meztitlán. Compartieron territorio con otras tribus como los guachichiles y guamáres al oeste, con los otomíes en Jilotepec y en Michoacán con los purépechas. Actualmente se localizan en el sudeste del estado de San Luis de Potosí y algunos pocos en el norte del estado de Querétaro. Habitan comunidades del municipio de Santa Catarina.

Los pames eran un grupo nómada, en un territorio de clima seco y estepario, con flora tipo desértico como el maguey, el cardonal y el mezquite. Sus asentamientos eran básicamente dispersos, con centenares de metros entre unas y otras chozas en el rancho; lejos de habitar cerca de los ríos, para tener el agua a mano, lo hacían en las partes altas o en los cerros, lo que les obligaba a recorrer grandes distancias para obtener el líquido elemento.

El chichimeco Jonaz es una lengua relacionada genealógicamente con las lenguas pames, que cuentan con diferentes nombres para autodenominarse, dependiendo de aspectos como las subáreas territoriales, las comunidades, o de las lenguas mismas. A los componentes de este grupo étnico les gusta llamarse xi'ói o xiyui, que significa "hombre verdadero". La lengua pame pertenece a la familia lingüística oto-mangue, al grupo oto-pameano, y se calculan en algo más de 8.300 las personas que la hablan.

Los hombres son los encargados de llevar a cabo la construcción de sus casas, que tradicionalmente están hechas con materiales de la región, como: carrizo, caña de maíz, caña de azúcar, tablas de madera, juncos, varillas de arbustos y palma. Actualmente son otros materiales los que sustituyen a los tradicionales, tales como: el adobe, láminas de zinc, etc. Se compone de una sola habitación que sirve tanto de dormitorio como de cocina; en el interior, sus muebles son austeros y rústicos, sillas y mesa de madera. Duermen sobre petates o catres.

Sobre su religiosidad, algunas de las características más particulares son: el culto a los ídolos, las ofrendas de papel, o la ceremonia de la plantación y la cosecha, en la que el jefe religioso rociaba las milpas con la sangre de sus piernas, de sus pantorrillas. Sus templos se situaban en los cerros.

* Consultar Chichimecas


No hay comentarios:

Publicar un comentario