lunes, 2 de noviembre de 2009

Chochos (Chocholtecas)


Los antecedentes históricos del pueblo chocho o chocholteca cuentan que en la época prehispánica convivían en algunos pueblos, densamente poblados, con hablantes de distintas lenguas indígenas, y que eran los mixtecos e ixcatecos, junto a los chochos, los que integraban el valle de Coixtlahuaca. 2500 años atrás también los hablantes de chocho-popoloca ocuparon el valle de Tehuacán pero 1500 años más tarde se redujo sensiblemente, los nahuas se desplazaron hacia el sur y los mixtecos hacia el norte. De todas las épocas vividas por la población chocholteca en el valle de Coixtlahuaca la más esplendorosa seguramente fue en el siglo XV, a mediados, fue un tiempo en el que la región se convirtió en punto estratégico comercialmente. A su mercado venían comerciantes de la costa, del golfo de México y del altiplano central, lo que indica la importancia del mismo. Después llegó la conquista y en el siglo XVI la población mermó considerablemente, por distintas razones y enfermedades varias; primero la hambruna que asoló a la región, luego se sumó a esto el trabajo excesivo al que fueron sometidos los indígenas, por último fueron tres epidemias las que ayudaron a disminuir la población hasta la mitad en 1597. La viruela causó estragos en 1520 y 1593, le siguió el sarampión en 1531 y en 1576 fue el tifus.

La pequeña región donde hoy se localizan a los chocholtecas está situada en el estado mexicano de Oaxaca, y lo componen trece municipios del distrito de Coixtlahuaca, que son: Tepelmeme Villa de Morelos, Concepción Buenavista, San Juan Bautista Coixtlahuaca, San Miguel Tequistepec, Santiago Ihuitlán Plumas, Santa María Nativitas, San Miguel Tulancingo, Santa Magdalena Jicotlán, San Francisco Teopan, San Cristóbal Suchixtlahuaca, Tlacotepec Plumas, San Mateo Tlapiltepec, y Santiago Tepetlapa, y cuatro del distrito de Teposcolula: Teotongo, La Trinidad Vista Hermosa, San Antonio Acutla y San Pedro Nopala. Los 17 pueblos que componen el territorio chocholteco se encuentran enclavados en la parte norte de la subregión Mixteca Alta, integrada por cuatro distritos: Coixtlahuaca, Teposcolula, Tlaxiaco y Nochixtlán.

Hasta 1945 el pueblo chocholteca vivía prácticamente incomunicado, sin vías de acceso o comunicación a su territorio, a no ser que se aventuraran por caminos entre pueblos y aldeas de la región, pero a partir de entonces se construyó la carretera internacional que pasa por el sur del territorio chocholteco, y posteriormente se crearon accesos a todas las cabeceras municipales. Casi tres décadas más tarde fue la electricidad la que llegó como maná al territorio, primero fueron tres los municipios agraciados con este bien energético, la cabecera distrital Coixtlahuaca, San Cristóbal Suchixtlahuaca y Santa María Nativitas; después fueron las restantes poblaciones chocholtecas las que se fueron electrificando. El agua potable llega a tomas domiciliarias en un proceso que ha tardado alrededor de un siglo en concretarse, desde las primeras décadas del siglo XX se vienen realizando actividades relativas al agua para el consumo humano, desde la protección de los sitios de captación, entubándola desde manantiales, hasta la creación de depósitos o tanques de almacenamiento, y por último la organizón en la distribución.

Con respecto a la educación los chocholtecas son un pueblo privilegiado, por supuesto que aún quedan muchos pasos por dar por la mejora de la enseñanza, pero desde 1949 que la educación dejó de ser voluntaria para pasar a ser obligatoria en la enseñanza primaria, impuesta por las autoridades municipales, el analfabetismo disminuyó de forma considerable. En la actualidad la educación primaria y jardín está resuelta casi por completo. Runixa ngiigua es como se llaman así mismo los chochos o chocholtecas, que significa "los que hablan el idioma". La lengua se denomina Ngiigua y proviene del ancestral tronco proto-otomangue, de donde surgió la lengua otomangue, y que dio origen a otras lenguas como la zapoteca, mixteca, popoloca, mazateca, ixcateca y chocho o chocholteca, que se diferenció del resto hace alrededor de 800 años.

La particular forma de atender a la salud que tienen los chochos está a mitad de camino entre la religión y la medicina casera. Generalmente consideran que las enfermedades son castigos de dios, impuestos por un mal comportamiento individual, es por lo que se entregan a las promesas a algún cristo o a la virgen María para curarse. Sin embargo, no sólo con rezos y promesas se curan los chocholtecas, también recurren a la medicina casera a base de raíces, hojas y flores de determinadas plantas. Otras formas tradicionales son las "limpias", que se hacen con huevo de gallina o guajolote y con hierbas, o las "tomas" de algunos preparados; también se recurren a los masajes en las zonas doloridas o con malestar. Aunque en la construcción de las casas chocholtecas se ha incrementado actualmente el tabique o adobe, las tradicionales eran de "cercos", en vez de muros; se construían a base de "quiotes", el tallo del maguey, de varas y carrizo, los tejados de pasto, palma o popote, y el suelo apisonado. En la actualidad los tejados son de lozas de concreto al igual que los pisos.

El clima que predomina en la región es seco debido a la circulación atmosférica; sin embargo, las variaciones climatológicas que se registran en todo el año son extremas, pasan de los 36ºC en primavera a los 3ºC en invierno. La microrregión chocholteca está formada por cadenas montañosas con pendientes escarpadas, y por extensos lomeríos con desniveles fuertes y suaves, también por pequeñas llanuras. Las lluvias han ido escaseando en los últimos años debido a la deforestación en el área Mixteca, lo que ha influido en los cultivos de grano básico, en algunos casos, hasta perderse en su totalidad las siembras de maíz, trigo, frijol, haba y cebada. La sequía, sumada a lo poco favorable del terreno para la producción agrícola, ha contribuido a la emigración en los últimos cinco años, en su mayoría de forma definitiva.

El tequio es la organización del trabajo comunitario, se da un alto nivel de operación para estas labores, de igual manera como para las actividades propuestas por el estado en beneficio de las comunidades. Aunque se conserva todavía un gran respeto por los ancianos, actualmente ya no existen las autoridades tradicionales, pero el compadrazgo sigue jugando un papel relevante dentro de las relaciones del grupo. En su organización familiar participan todos sus miembros y, desde el más pequeño hasta el más anciano, todos colaboran en la producción activa. La religiosidad chocholteca anda a mitad de camino entre el catolicismo y sus creencias prehispánicas, aunque más cercano al primero que a las tradiciones precolombinas. Estas eran las que creían en un Dios del universo, que se le denominaba Da'aní ndiú naa'rjuí, que quiere decir "nuestro Padre Dios del Universo o del Cielo", pero a la llegada de los dominicos, en 1550, la conversión a la fe católica se incrementó en la región.








http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/

1 comentario:

  1. Gracias por este tipo de información ya que es muy poca en este medio y muy superficial y pues me gustaria tener una información mas completa y bién documentada en lo personal me interesa mucho por que quisiera aprender este idioma y dedicarme a ser maestra en alguna comunidad de esta considero que la educación y preservación de estas culturas es fundamental para conservar la diversidad de identidad que tanto esta amenazada y también considero que la educación tiene que ser diseñada para cada población y región que tiene que ir de la mano con el medio y el entorno en que se desembuelven para conocerlo,apreciarlo y respetarlo y así preservarlo digamos no al capitalismo y sí por unir al humano con la naturaleza,pertenecemos a ella,no permitamos que sigan arrancando de nuestra esencia la armonia que nos da la naturaleza.

    ResponderEliminar